¿Qué es el glaucoma?

Se conoce como glaucoma a un grupo de enfermedades que producen un daño en el nervio óptico, generalmente como consecuencia de un aumento en la presión intraocular. Por lo general, este aumento de presión en el nervio óptico no presenta síntomas y puede resultar en la pérdida de la visión progresiva sin que el paciente sea consciente de ello (por ello se conoce como la “ceguera silenciosa”).

El glaucoma aparece con más frecuencia en pacientes con antecedentes familiares del mismo (factores genéticos), pero también aparece en conjunto con determinadas enfermedades como la diabetes, la miopía o la hipermetropía altas, los traumatismos oculares, el uso de determinados fármacos (p.e. los corticoides tópicos), la inflamación intraocular, etc…

¿Cómo podemos prevenir el glaucoma?

Al ser una enfermedad que no produce síntomas hasta que está muy avanzada, la mejor estrategia con el glaucoma es la detección precoz del mismo. Cuando diagnosticamos un glaucoma en sus inicios podemos evitar su progresión y un daño importante del nervio óptico si indicamos los tratamientos adecuados a tiempo.

Para prevenir el glaucoma le recomendamos:

  • Visite regularmente a su oftalmólogo: es el único profesional capacitado para detectar precozmente un glaucoma.
  • Si tiene antecedentes familiares de glaucoma, o bien padece alguna enfermedad que predispone al glaucoma, realice sus controles con más frecuencia.
  • Haga ejercicio moderado de forma regular, cuide su dieta y evite el sobrepeso, evite los tóxicos (alcohol y tabaco) y no abuse del café u otros excitantes.

Me han diagnosticado un glaucoma ¿Tengo tratamiento?

Aunque el tratamiento del glaucoma no es curativo, si que se ha demostrado que previene la progresión del mismo, con lo cual podemos detener o ralentizar el avance de la enfermedad.

La estrategia en el tratamiento del glaucoma siempre es la misma: disminuir la presión intraocular, y esto lo podemos hacer de distintas formas, según el tipo de glaucoma y sus causas.

  • Tratamiento médico: se trata fundamentalmente de gotas (colirios) de distintos tipos, que solos o combinados pueden bajar la presión intraocular. Son el primer escalón en el tratamiento del glaucoma, y pueden ser efectivos mucho tiempo o bien solo unos meses.
  • Tratamiento láser: existen distintos tipos de láser según la forma de glaucoma que estemos tratando. Fundamentalmente tratamos con láser los glaucomas de ángulo estrecho o cerrado (iridotomía con láser YAG) o los glaucomas crónicos de ángulo abierto (trabeculoplastia selectiva o SLT). Pueden estar indicados en algunos casos pero tienen una efectividad más limitada que la cirugía.
  • Tratamiento quirúrgico: es el más efectivo para bajar la presión intraocular, aunque se deja para los casos que no responden al tratamiento médico. Existen muchos procedimientos según el tipo y la gravedad del glaucoma, pero los más empleados y novedosos son los tratamientos MIGS (Cirugías microinvasivas del glaucoma, como los i-Stent) y la cirugía no perforante del glaucoma (o EPNP) ya que son más eficaces y con menores riesgos quirúrgicos.

Si quiere evitar el riesgo de un posible aumento de la presión en el ojo y que dañe el nervio óptico generado por el glaucoma, le invitamos a que nos visite para poder estudiar su caso, con el objeto de que no se produzcan síntomas que afecten totalmente a la visión.

Al cuidado de tus ojos

Pídenos cita



Cirugía glaucoma